Efecto invernadero, una realidad que tenemos

Sabemos que el efecto invernadero es una consecuencia real de todo el mal que le hemos hecho al planeta, y es necesario que tengamos en cuenta que las condiciones que este puede desencadenar en el planeta pueden ser peores para todos, y que no se han visto en 1000 años.

Los investigadores están seguros que en los años que están por venir se tendrán temperaturas muchos más calientes, y el nivel del mar aumentará considerablemente.

Los países están intentando reducir toda esa producción de CO2 que le hace tan mal al ambiente, y que pone en peligro nuestra seguridad e integridad física. Si las temperaturas llegan a subir al menos 2 °C estaremos en problemas graves.

Si no tuviésemos bosques, océanos y suelos, entonces estos dos grados podrían haber aumentado en un tiempo muy corto, ya que estos suelen ser sumideros de carbono. Aunque con el avance del calentamiento global estos se pueden convertir en fuentes emisoras, lo que podría empeorar todo el panorama que tenemos.

Se supone que los humanos tenemos que cuidar nuestro planeta, ya que si siguen estos efectos, podremos desencadenar la fuerza de la naturaleza y perder el “control” que tenemos sobre esta.

Los países se supone que están regulando las emisiones de CO2 que emiten, de hecho, estos prometieron que las temperaturas no se elevarían más de 1,5 °C, pero esto está en veremos porque según diversos expertos, esto puede que no sea suficiente y al final llegaremos a la meta muy pronto.

Es por esto que tenemos que evitar llegar a ese punto de no regreso, el que nos afectará de manera muy negativa si llegamos a hacerlo.

En el planeta vivimos todos, y por esto es necesario que lo mantengamos limpio y debemos tener una consciencia que nos permita realizar acciones que ayuden al planeta en vez de seguir hundiéndolo.

Tenemos que tener en cuenta que una de las mejores formas de hacerlo es tomar el reciclaje como una costumbre y no como un hábito que se hace una sola vez. Tomemos los materiales que sabemos que se pueden reciclar, como lo es el vidrio, el plástico, el cartón y el papel.

Estos se separan y se colocan en cestas distintas para luego proceder a llevarlos a las fábricas en donde transforman estos materiales. Hay que tener cuidado ya que la seguridad que tienen es muy compleja ya que esta es materia prima que se debe proteger, y por esto se tienen vigilantes, además de controles de acceso que evita que las personas no autorizadas vayan a entrar en estas.

Además del reciclaje, también podemos dejar de usar automóviles que se muevan con diésel y apostar por las nuevas tecnologías en las que usamos también la electricidad. Además de eso, podemos usar las bicicletas como medio de transporte, ya que sus emisiones de dióxido de carbono son casi nulas y son un buen método de ejercicio que contribuye con nuestra salud.

Tenemos que evitar en la medida de lo posible que el efecto invernadero siga avanzando, y es por esto que necesitamos mantener al margen todas esas malas energías que le hacen mal al planeta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *